Nadie conspira contra un régimen militar a plena luz del día y frente al símbolo de su victoria todavía humeante por las descargas de artillería recibidas tres meses antes. Mucho menos si te acompañan dos de tus cinco hijos y tu nieta de pocos meses. Así lo creyó Rebeca Espinoza cuando el 3 de enero de 1974 un Fiat de color rojo le cortó el paso en los alrededores del Palacio de La Moneda de Santiago de Chile y dos militares vestidos de civiles la obligaron a montarse en la parte trasera del vehículo. Seguir leyendo “Rebeca Espinoza: caso ‘Tejas Verdes’ (IberArchivos)”

Anuncios